Noticias y eventos
search
¿Vocación…? ¡Periodista! Yara Martínez
Yara Martínez es egresada de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG).
Por: Por Alfredo Arnold
12/Ene/2021
UAG
Yara Martínez González, egresada de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), ganó el Premio Jalisco de Periodismo 2020 en la categoría de Entrevista. Actualmente se desempeña en la Arquidiócesis de Guadalajara y sus medios informativos. Yara cuenta en esta entrevista cómo descubrió su vocación y las satisfacciones que le ha dado la carrera.

¿EN QUÉ MOMENTO DESCUBRISTE TU VOCACIÓN POR EL PERIODISMO?

No fue complicado descubrir mi vocación. Se dio de manera natural. Aún recuerdo a mi papá sentado en una banca de la plaza principal de mi pueblo, Zamora, Michoacán, leyendo el periódico deportivo Esto, y yo con un agua de fresa, sentada a su lado. Tenía unos 8 años y no imaginaba lo que era periodismo, pero sí sabía lo que quería hacer de mi vida, y con seguridad, señalando el periódico, le dije: “Mira, papá, algún día yo haré eso que tú estás leyendo”.

Mi gusto por la redacción, la radio, la fotografía y la producción de videos se notaba en la preparatoria. Una vez que me di cuenta de que eso era parte de una carrera que se llamaba Ciencias de la Comunicación, la decisión fue tan obvia que cuando llegó el momento de decidir lo comenté con mis papás. Algo me hizo dudar, porque mi hermana ya estudiaba esa carrera en la Universidad Autónoma de Guadalajara, y mi papá, aunque respetaba mi decisión, no estaba del todo convencido de tener dos hijas con la misma profesión. Finalmente me decidí por Relaciones Internacionales, donde duré una semana; lógicamente, corrí a la entonces Escuela de Ciencias de la Comunicación, donde fui muy feliz. Ahí conocí a mis mejores amigos, que hoy son como mis hermanos y con quienes mantengo comunicación constante.

¿CÓMO TE INTEGRASTE AL EJERCICIO PROFESIONAL?

Conforme pasaba el tiempo, literalmente, yo me enamoraba más de mi carrera. Llegó el momento de hacer prácticas profesionales, y como a todos los estudiantes de Comunicación, me mandaron al Departamento de Recursos Humanos del extinto periódico Ocho Columnas para que, como toda una profesional, me entrevistaran y me asignaran la sección en la que comenzaría a reportear.

De mi hermana y sus amigas, que iban un semestre más adelante que yo, escuchaba sobre el profesor Arnold, entonces a cargo de la sección de Economía; era muy buena persona, y era de los que te mandaban a trabajar. Ya lo conocía, porque me dio clases en la universidad. Pedí hacer prácticas en esa sección. Con mi carta en la mano llegué con la licenciada Gabriela Villanueva, encargada de Recursos Humanos, quien sin más me dijo: “Espectáculos y Deportes ya está lleno”. Entonces le dije que mi interés era estar en la sección de Finanzas, y me contestó sorprendida: “Concedido”. El resto es historia, y de la mano de mi profe fui aprendiendo lo que significa ser periodista.

¿QUÉ SIGUIÓ DESPUÉS DE ESA PRIMERA EXPERIENCIA PROFESIONAL?

Mi camino fuera de la UAG se inició en 2004. No fue fácil; al contrario, fue bastante complicado. Haber elegido una carrera tan competida y la falta de experiencia no eran puntos a favor. Aun así, una agencia de publicidad me abrió las puertas. No era mi especialidad, pero era un comienzo.

Tras varios años recorriendo el camino de la publicidad, llegó la llamada que marcó lo que hoy soy. Mi profe me invitó a ser su coeditora, esta vez en la sección Metrópoli de Ocho Columnas. Ahí encontré sentido a todo lo que había aprendido en la universidad: revisar las notas con los reporteros, formar planas, esperar el cierre de la sección (a veces ya muy noche), comentar los aciertos y errores al día siguiente.

En 2011 llegué a Milenio para ser coeditora de cierre. Los horarios de salida, entre la una y las tres de la mañana, no ayudaban mucho, lo hacían complicado, pero al final de cuentas, era periodismo, y eso me gustaba.

Luego llegó la oportunidad en la Arquidiócesis de Guadalajara como jefa de Prensa. Ni yo me la creía, pero no dejaba de sonreír. Ahora me tocaba estar del otro lado: no ir a buscar la información, sino darla a conocer.

¿Cómo lo describo? Como una etapa que, a la fecha, sigo disfrutando y que sigue dándome grandes satisfacciones, además de que me reta todos los días. De entrada, me asustó trabajar con el entonces presidente del Episcopado Mexicano y arzobispo de Guadalajara, el cardenal José Francisco Robles Ortega, pero con el tiempo llegó la experiencia, y ahora lo disfruto. Hoy en la Oficina de Prensa y Comunicación Social del Arzobispado de Guadalajara nos enfrentamos al gran reto de las redes sociales, y la pandemia nos obligó a migrar a las transmisiones en vivo. Lo hemos hecho, hemos aprendido y hasta nos hemos vuelto más creativos.

Si se puede definir la labor que hoy realizo, diría que soy “multiusos”: conducción de radio, manejo de redes sociales, diseño, relaciones públicas y periodismo escrito a través del periódico Semanario Arquidiocesano de Guadalajara; este me dio la oportunidad de dar voz a Carmen Lara, la interna de Puente Grande cuya historia no es diferente a la de muchas mujeres que atraviesan por esta situación (N de R.: con esa entrevista, Yara ganó el Premio Jalisco de Periodismo 2020).

No me imaginaba ganar el Premio Jalisco de Periodismo. Yo sólo quería mostrar una realidad que duele, que existe y que a pocos les preocupa. Hoy puedo decir que logré el objetivo que me planteé cuando, junto con mis compañeras, planeamos la edición especial de Semanario para conmemorar el Día Internacional de la Mujer.

¿CUÁLES HA SIDO TUS MEJORES EXPERIENCIAS PROFESIONALES?

Los retos laborales han sido muchos, pero si debo elegir alguno que me haya marcado, sin pensarlo puedo mencionar dos: la visita del papa Francisco a México, en 2016, y año con año, la Romería de la Virgen de Zapopan.

Cuando me preguntan qué significó para mí “conocer al papa”, siempre contesto:

“Pues no lo conocí, sólo lo vi, y ese es uno de los sentimientos más bonitos que he tenido en mi vida”. Aún recuerdo cuando mi jefe, el vocero de la Arquidiócesis, el padre Antonio Gutiérrez, me llamó una tarde y me dijo: “Tenemos mucho trabajo. El Episcopado Mexicano acaba de encomendarnos el YouTube oficial de la visita del papa a México”. ¡Grité de emoción!

¿Qué implicó? Viajar a Ciudad Juárez y a Morelia para recabar información para los videos. Mi hija apenas tenía dos meses de nacida, pero había que cumplir con algo tan importante. Días antes a la llegada del papa se hizo la junta final de planeación. Mejor no me pudo ir: me tocaba cubrir el hangar presidencial en la Ciudad de México, Palacio Nacional, Ecatepec y Morelia. Era mucho trabajo, pero la emoción lo rebasaba.

El momento llegó tras horas de espera. De repente, el avión en el que viajaba el papa Francisco sobrevolaba el aeropuerto capitalino, aterrizó, se abrió la puerta y él comenzó a bajar las escaleras. Era el papa, y yo estaba ahí para cubrir su visita. No puedo describir lo que sentí en ese momento, solo sé que nunca he sentido nada igual.

Enlaces en vivo para diferentes radiodifusoras; enviar información al instante para nutrir la página y las redes sociales de Oficina de Prensa y Semanario; tomar fotografías, por qué no decirlo, para el trabajo y para mí… Fue un ir y venir de todos los reporteros nacionales e internacionales que nos encontrábamos ahí. Era la llegada, y había que informar primero que nadie. De regreso a la sala de prensa oficial, a escribir la nota y enviarla, todo contrarreloj y con las emociones a flor de piel. Los días siguientes no fueron diferentes, y yo, profesionalmente, no he vuelto a ser la misma; aprendí, crecí, y hoy aplico todo lo que viví durante esos días.

En cuanto a las Romerías a Zapopan, llevo siete, y espero que sean muchas más. La más complicada fue la que acaba de pasar. Sin gente, había que nutrir de información a todos los medios que por la pandemia no pudieron estar presentes. Los preparativos comenzaron meses antes, al mando del padre Daniel Hernández. Así es todos los años, pero en esta ocasión había que echarle el doble de ganas. Debimos esforzarnos porque todo saliera bien, y salió. Año con año hay que planear la imagen respectiva, el lema, los pósteres, las acreditaciones, juntas aquí y allá, rueda de prensa, cobertura, notas previas… y el 11 y el 12 de octubre, desvelada y todo, a cumplir con la Generala.

¿ESTÁS SATISFECHA CON TU CARRERA?

Si me quejara de algo de lo que he vivido o que tengo en este momento, y no hablo de lo material, creo que sería injusto. Estoy agradecida con Dios y con la Virgen de Zapopan, por no soltarme de su mano. Con mi familia, por estar conmigo, apoyarme en mis ausencias, cederme su tiempo para continuar en este camino de las comunicaciones. Con mi profe, porque sin él no sería la profesional que soy. Siempre necesitamos que alguien crea en nosotros, y él creyó en mí y en lo que podía lograr. Con mis compañeros de trabajo, porque somos una gran familia, y como en toda familia, el apoyo es indispensable.

TEMAS RELACIONADOS
Soy UAG
MÁS NOTICIAS
5 razones para estudiar Desarrollo de Videojuegos

La UAG tiene en su oferta académica la Ingeniería en Creación de Videojuegos y Entornos Virtuales.

Enfermedades de la piel como causantes de depresión

Las imperfecciones en este órgano afectan la autoestima y calidad de vida de las personas.

Falta de infraestructura de Internet limita el crecimiento de la agroindustria en México

La agroindustria 4.0 es una de las tendencias que crecen en el mundo, pero en México se ve limitada por varios factores, afirma experto durante charla en la UAG.

Dr. José Rafael Romero recibe Galardón “Lic. Antonio Leaño Álvarez del Castillo” de la UAG

Es egresado de la carrera de Medicina y actualmente trabaja en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos.

CONTÁCTANOS

Compártenos tus intereses y en breve un asesor educativo se pondrá en contacto contigo.

CONTÁCTANOS

Compártenos tus intereses y en breve un asesor educativo se pondrá en contacto contigo.

Enviar
UAG

Dirección Campus Guadalajara

Av. Patria 1201, Lomas del Valle, C.P. 45129 Zapopan, Jalisco, México. 

Conmutador UAG

(33) 3648 8824

Informes 1er. Ingreso

(33) 3648 8824, Opción 1

(33) 3181 3169

Campus Tabasco

Conmutador UAG

(993) 310 5170

Informes 1er. Ingreso

(993) 310 5177

Prol. Paseo Usumacinta km 3.5 Fracc. El Country, Villahermosa, Tabasco, México.

Aviso de Privacidad Universidad Autónoma de Guadalajara 2021 Todos los derechos reservados