Noticias y eventos
search
Patologías de alfombra roja

Narcisismo e irresponsabilidad emocional son las enfermedades mentales más comunes entre las estrellas de Hollywood, dice académica de la UAG.

Por: Dra. Beatriz Corona Figueroa, Académica de Psicología de la UAG.
22/Jun/2022
Alfombra roja

 

Comenzaré aceptando el placer culposo de haber estado al tanto del juicio de Johnny Depp contra Amber Heard hasta que el jurado dio su veredicto. La oferta en YouTube era enorme y muchísimos canales que ni siquiera conocía tomaron el tema como suyo y vieron exponencialmente incrementado su número de suscriptores y de “likes”. 

 

Yo, que he sido admiradora de Johnny desde hace mucho tiempo, y curiosamente por sus filmes menos taquilleros, honestamente no lo tenía en el foco desde hace algunos años. El hecho de que el juicio haya sido televisado hizo una gran diferencia respecto a situaciones anteriores y puso ante el mundo cosas inimaginables sobre la pareja.

 

Proliferaron, como decía, además de comentaristas que sólo hacían reseñas, otros que hacían análisis psicológicos, de procesos legales y como novedad, de lenguaje corporal o grafológico. Con tanta oferta y bastante menos tiempo para dedicarle, fui siendo selectiva hacia lo que me parecía fundamentado e interesante para verlo.

 

Desde la primera semana, y con sólo las primeras declaraciones, testimonios y evidencias impactantes por parte de Johnny, me quedó claro que ese juicio era mucho más que un chisme de espectáculo: incluía fuertes conceptos sociales, las ideas sobre la violencia, las relaciones entre hombres y mujeres, la psicopatología, lo rentable que puede ser una mentira, los oscuros códigos de la industria cinematográfica y el poder inmenso, destructivo o constructivo, de la opinión pública.

 

¿Pudo ser sobre un político o un deportista? Sí. ¿Pudo ser sobre un hombre ordinario? Sí. ¿Pudo ser un sobre hombre menos talentoso? ¿Pudo ser sobre un hombre relativamente libre de problemas emocionales? Sí, todo eso. El punto es que fue sobre uno de los actores más seguidos y, con una sola declaración difamatoria, también uno de los hombres más cancelables.

 

Quienes siguieron el juicio, o no podían evitar enterarse, se dieron cuenta de que las cosas no eran como aquellos artículos o el juicio previo señalaban. En una relación tan “tóxica” como a la que sin duda Johnny también contribuyó, era difícil saber, sin evidencias, quién había sido el más culpable.

 

Sin embargo, lo que personalmente me resultó más significativo fue que, dentro de esa locura de audios impensables, de aquellas historias narradas por la demandada y antes pretendida víctima (se dice que unas de ellas fueron copiadas de verdaderas historias de sufrimiento), parecía extremadamente difícil que él pudiera hacer algunos esfuerzos por conservar cierta calma, o al menos no engancharse para responder de la misma manera.

 

También están, por otro lado, los testimonios y declaraciones dentro y fuera del juicio de empleados, exempleados, exparejas y exempleadores, que, aún reconociendo sus enormes dificultades, apoyaban al actor y validaban su comportamiento como persona. Resulta conmovedor cómo, en medio de tanta vergüenza, algunas cualidades humanas como el altruismo, el arte expresado en diversas facetas, la generosidad, el buen trato a los demás, la conexión con la gente, el reconocimiento a sus errores y la veracidad emergían como sobrevivientes de un largo y traumático naufragio.

 

Abundar sobre un tema tan visto y hablado no tendría demasiado sentido. No haré “leña del árbol caído” con la demandada que perdió, y ganas no me faltan, pues esa psicopatía cada vez más clara que, según diríamos los psicólogos, fue saliendo después de un inevitable y atrayente diagnóstico diferencial (trastorno limítrofe de la personalidad y trastorno histriónico de la personalidad según la opinión de la testigo más profesional o tríada oscura y narcisismo maligno según opinantes fuera del juicio).

 

Sin ir más lejos, y aplicándole menos ciencia, la gente que observa su lado malo la definiría con adjetivos que, no por coloquiales resultan menos acertados: insoportable, malévola, caprichosa, desequilibrada, conflictiva, violenta, manipuladora, consumidora de sustancias y maltratadora y se diría que más le habría valido conservar su carrera como actriz y modelo de medio perfil antes de dejar que “la ambición rompiera el saco” (resulta curioso que esa palabra se parezca tanto a su nombre).

 

Me sorprendió ese lenguaje corporal tan desagradable, desfasado, desarticulado y, cuando no falso, sobreactuado y hasta atemorizante en algunos gestos. No faltó quien la comparara con antiguas asesinas seriales tristemente célebres supuestamente admiradas por ella y otro sector del público que, lamentablemente, también hizo nefastas burlas al respecto.

 

Este caso es sin duda, el más importante de los que en su tipo puedan surgir y me lleva a pensar en otros casos donde especialmente algunas mujeres se están mostrando como tiranas absolutamente monstruosas que atrapan a hombres dependientes, inseguros y con dificultades de historia de vida, pero con un talento o posición que en muchas ocasiones los rescata de una vida no sólo ordinaria sino dolorosa.

 

Bien ha sido descubierto que el dolor no se acalla con el dinero ni con la fama, ni con las sustancias y tampoco con relaciones que parecen resultado del mismo dolor. Otras parejas de la industria de celebridades nos muestran al simbionte soñado que terminará despelucándose por propiedades y contratos mancomunados y mal manejados, una relación supuestamente “abierta” donde sólo uno de los dos parecía estar conforme con ese estilo y que con un solo gesto llevó a actuar al otro para arruinarle la noche de su vida y varios años de su carrera futura, un matrimonio donde una exactriz maneja a un príncipe con gestos no verbales que parecen de control remoto y que terminará aislándolo de todo hasta que lo exprima y lo deseche (deseamos que no, pobre príncipe), una cantante muy popular que soportó algunas infidelidades hasta que ya no las soportó y una ex periodista que en su posición de reina no ha tenido reparo en hacer desplantes públicos.

 

Diríamos, para citar un término psicológico, que el narcisismo cunde en ese medio y en esas relaciones, y que es hasta ahora, para usar una palabra de moda, que se está “visibilizando” de manera francamente preocupante.

 

No sabemos cuál será el completo desenlace de esta parte de la historia de Johnny Depp, pues los mismos comunicadores siguen cebándose con apelaciones, repeticiones, énfasis en personajes secundarios, elucubraciones, y explotación de detalles mínimos que por supuesto ya no sigo.

 

No sabemos qué pasará, pero sin duda ya presenciamos lo más importante. Muy probablemente veamos surgir de nuevo la maquinaria hollywoodense para explotar después de todo esto a quien le dio a ganar tantísimo dinero, queriendo pagar con eso mismo el abandono, el desprestigio y el descrédito del que lo hizo objeto para volver a ganar inmensidades sólo porque él aparezca unos minutos en sus pantallas.

 

El cine es un gran negocio y el público consume no sólo contenidos, también consume vidas y personas que le sigan entreteniendo mientras se sienta a observar sin pensar el alto precio  que pagan muchos de los que allí aparecen y que sin duda aceptan. 

 

Si algo nos enseñan estos casos, es que quizá podríamos comenzar a ser conscientes de nuestro propio papel en todo este juego que está protagonizado por seres humanos reales y formemos un criterio sin poner etiquetas a nadie que por pertenecer a un grupo pueda clasificar a todos los demás, pues ni la patología ni la violencia ni la mentira tienen edad, aspecto físico, profesión, género o condición social y esta consciencia es mucho más impactante que cualquier película.

UAG
TEMAS RELACIONADOS
Ciencias Sociales Económico y Administrativas
Profesores
Expertos
Opinión
MÁS NOTICIAS
5 razones para estudiar Desarrollo de Videojuegos

La UAG tiene en su oferta académica la Ingeniería en Creación de Videojuegos y Entornos Virtuales.

Enfermedades de la piel como causantes de depresión

Las imperfecciones en este órgano afectan la autoestima y calidad de vida de las personas.

Falta de infraestructura de Internet limita el crecimiento de la agroindustria en México

La agroindustria 4.0 es una de las tendencias que crecen en el mundo, pero en México se ve limitada por varios factores, afirma experto durante charla en la UAG.

Dr. José Rafael Romero recibe Galardón “Lic. Antonio Leaño Álvarez del Castillo” de la UAG

Es egresado de la carrera de Medicina y actualmente trabaja en los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en Estados Unidos.

CONTÁCTANOS

Compártenos tus intereses y en breve un asesor educativo se pondrá en contacto contigo.

CONTÁCTANOS

Compártenos tus intereses y en breve un asesor educativo se pondrá en contacto contigo.

Enviar
UAG

Dirección Campus Guadalajara

Av. Patria 1201, Lomas del Valle, C.P. 45129 Zapopan, Jalisco, México. 

Conmutador UAG

(33) 3648 8824

Informes 1er. Ingreso

(33) 3648 8824, Opción 1

(33) 3181 3169

Campus Tabasco

Conmutador UAG

(993) 310 5170

Informes 1er. Ingreso

(993) 310 5177

Prol. Paseo Usumacinta km 3.5 Fracc. El Country, Villahermosa, Tabasco, México.

Aviso de Privacidad Universidad Autónoma de Guadalajara 2021 Todos los derechos reservados